MEDICAMENTOS NATURALES - EL SALVADOR - CENTROAMERICA
 .::Acción Terapéutica  
Bajar de peso
Cancer
Colesterol / Triglicéridos
Desintoxicación
Diabetes
Energia
Falta de Apetito
Medicina para mujeres
Medicina para niños
Mejorar memoria
Problemas de la piel
Reumatismo / Artritis
Sistema Cardiovascular
Sistema Gastrointestinal
Sistema Inmunológico
Sistema Nervioso
Vias Respiratorias
Vías urinarias
 .::Productos
ADELGAZANTE-WEGERICH
Antidiabético-Wegerich
Gastricur®
KARDIONAT®
Lipomén®
ENERGIZANTE-WEGERICH
Cinaderm®
Colicur®
Diunat®
Dolonat®
Femosán®
Hepacur®
Immunofort®
INFORMATION IN ENGLISH
Nervén®
OXILOBA®
Rhamnolax®
Tosito®
Ánimum ®
PROSTASÁN
 .::Díselo a un Amigo
Envía esta pagina a un amigo con un comentario.
 .::Proyecto Ambiental
Actividades
 .::Información
Confidencialidad
Contáctenos



GENERALIDADES Y LA EVOLUCIÓN DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS
 
 Generalidades y la evolución de los grupos sanguíneos

Este artículo que será continuado en las próximas ediciones de nuestro boletín trata de la relación de la afinidad a ciertas clases de alimentos y de las fortalezas y debilidades en la salud con el grupo sanguíneo al cual pertenece una persona. La información se basa en los estudios estadísticos que se han llevado a cabo para establecer dicha relación, sobre todo aquellos que realizó el Dr. Peter J. D’Adamo y que publicó con la coautora Catherine Whitney en su libro “Eat Right For your Type – The Individualized Diet Solution for Staying Healthy, Living Longer & Archieving Your Ideal Weight” (G.P. Putnam’s Sons, New York 1996).

El grupo sanguíneo determina la predisposición para enfermedades, los alimentos que deben ingerirse y los que deben evitarse, y la forma como practicar ejercicios físicos. El grupo sanguíneo es un factor que influye en el grado de energía, la asimilación de calorías, el manejo del estrés y posiblemente en la personalidad. La pertenencia a diferentes grupos sanguíneos puede dar una respuesta a la pregunta porque ciertas dietas a unos pacientes les facilita la recuperación de la salud mientras que a otros no los beneficia.

En la actualidad existen cuatro grupos (o tipos) sanguíneos: 0, A, B y AB. El grupo sanguíneo en una persona está determinado genéticamente. Como todos los factores genéticos los grupos sanguíneos están relacionados con la evolución de la humanidad. El grupo más antiguo es el 0. Con las migraciones y el enfrentamiento a nuevas condiciones de vida se desarrollaron los otros grupos cuyos portadores presentaron mayor resistencia a las nuevas circunstancias.

Las variaciones genéticas siempre son casualidades o “accidentes” que se heredan a las posteriores generaciones. Variaciones que presentan un beneficio para el portador se heredan a un universo más grande de personas por la razón que le facilitan una vida más larga y sana al portador y más posibilidades de reproducirse. En el reino animal y vegetal podemos observar claramente la dominancia de individuos con ciertas características que le facilitan la supervivencia en un ambiente específico. Por ejemplo, muchas plantas desérticas desarrollan hojas suculentas o raíces de reserva para almacenar el agua, y espinas en lugar de hojas para tener una menor superficie y así disminuir la transpiración). La información para estas características es transmitida genéticamente.

Las funciones más importantes de la sangre son el transporte de oxígeno y nutrientes, y la participación en el sistema inmunológico. El grupo sanguíneo está íntimamente relacionado con el sistema inmunológico. Cada grupo sanguíneo posee antígenos que detectan lo propio y lo ajeno. Los antígenos del grupo 0 consisten en “antenas” de largas cadenas de fucosa (una clase de azúcar). Los del grupo A presentan las cadenas de fucosa más una molécula de N-acetil-galactosamina, los del grupo B la fucosa más D-galactosamina, mientras los del grupo AB presentan las cadenas de fucosa más N-acetil-galactosamina y D-galactosamina. Estos antigenos provocan una reacción antigen-anticuerpo cuando penetra el antígeno de otro tipo sanguíneo el organismo, razón por la cual las transfusiones se realizan con la sangre del mismo grupo sanguíneo. A continuación se mencionan los anticuerpos que forma cada grupo sanguíneo:


Grupo sanguíneo

Anticuerpos

A

Anti – B

B

Anti –A

AB

Ninguno

0

Anti – A, Anti – B



Personas con sangre de tipo 0 son donantes universales porque no provocan una reacción de rechazo; sin embargo no pueden recibir sangre de otros tipos porque contiene anticuerpos contra la sangre de tipo A, B y AB. En cambio, las personas con sangre tipo AB pueden recibir sangre de cualquier tipo, pero pueden donar a personas sólo de de su mismo grupo sanguíneo.

Los anticuerpos que combaten otros grupos sanguíneos son los anticuerpos más potentes en el Sistema Inmunológico humano. La reacción antígeno-anticuerpo provoca una aglutinación de las células. Para la reacción no es necesario que haya habido un contacto previo con sangre de otro tipo como sucede en otras reacciones antigen-anticuerpo del Sistema Inmunológico.

En las investigaciones se detectó que muchos alimentos aglutinan con células de la sangre de determinados grupos sanguíneos de una forma parecida a la reacción de rechazo de sangre de otros grupos sanguíneos. Estos alimentos presentan estructuras que se asemejan a los antígenos del grupo A o B. Las observaciones dieron la pauta para seleccionar los alimentos beneficiosos y dañinos para los portadores de los diferentes tipos sanguíneos.Un papel importante juegan las lectinas, proteínas con diferentes composiciones químicas. Lectinas que se encuentran por ejemplo en la superficie de la membrana de las vías biliares tienen la función de aglutinar con bacterias y parásitos para desactivarlas. Virus y bacterias poseen lectinas en su superficie para poder sujetarse en las mucosas. Muchas veces, las lectinas de ciertos microorganismos presentan una afinidad con los tejidos de determinados grupos sanguíneos, lo que significa que causan más daño a los portadores de éstos que a los de otros grupos.

También muchas lectinas en los alimentos causan aglutinación en el organismo de determinados grupos sanguíneos. Así por ejemplo presenta la leche propiedades parecidos al grupo B, lo que provoca en una persona de tipo A una reacción de rechazo. El Sistema Inmunológico logra desactivar un 95% de las lectinas absorbidas con la alimentación. Los 5% restantes son los que provocan una reacción, destruyendo los glóbulos rojos y blancos y causando daños a nivel del tracto digestivo como una inflamación de la mucosa intestinal. Una lectina conocida es el gluten que se encuentra en el trigo y otros cereales. El gluten reacciona con la mucosa intestinal y provoca en muchas personas – sobre todo del tipo 0 – inflamaciones e irritaciones dolorosas.

LA EVOLUCIÓN DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS


EL TIPO O – EL MÁS ANTIGUO


La historia de la humanidad es una historia de supervivencia. La alimentación es la pieza clave en esta historia, la búsqueda de alimentos, la competencia por los alimentos, la migración para encontrar más alimentos.

Se tiene conocimiento que la historia temprana de la humanidad se inició en el continente africano. La vida en aquella época era corta, peligrosa y marcada por la violencia. Los seres humanos se morían de infecciones, enfermedades parasitarias, ataques de animales salvajes, fracturas de huesos, o por complicaciones durante el parto. Los hombres Neandertal que vivían hace aproximadamente 50,000 años, se alimentaban de plantas silvestres, gusanos, orugas y los restos que dejaban los animales carnívoros de sus presas. Los seres humanos eran presas más que cazadores.

Con la aparición de nuestros antepasados del Cro-Magnon cambió de repente la posición de los humanos: aprendieron a dominar el fuego, se organizaron y cazaron en grupos, aprendieron a fabricar armas y herramientas. Este progreso les facilitó una fuerza que sobrepasaba sus posiblidades físicas y los ubicó en el primer rango de la cadena alimenticia. Por sus nuevas estrategias se defendían mejor contra los ataques de los animales y se proveían de más proteínas en forma de carne. Estos seres humanos eran del grupo sanguíneo 0 (el más antiguo), y su alimentación carnívora determinaba las características principales de sus sistema digestivo.

Hasta ahora se observa la facilidad de los portadores del tipo 0 de digerir carne, mientras existe un rechazo de cereales. A nivel psicológico, muchos portadores del tipo 0 se caracterizan por su tendencia de imponerse y por una elevada fuerza de voluntad.

La humanidad debido a sus nuevas ventajas se multiplicaba de forma muy rápida y llegó el momento en que enfrentó una escacez de animales a cazar, lo que provocó una situación de competencia en que el ser humano se volvió su peor enemigo. Los cazadores empezaron a combatir a otros cazadores, y se inició la migración de la raza humana a otros lugares en búsqueda de alimentos.

A consecuencia de un cambio en la dirección de los vientos Passat la zona fértil del Sahara se convirtió en desierto y se calentaron las regiones en el Norte que hasta entonces estaban cubiertas de hielo, así que los cazadores se difundieron hacia Europa y Asia. Los humanos del tipo sanguíneo 0 se distribuyeron en todo el mundo, y hasta ahora el tipo 0 es el más frecuente a nivel mundial. Alrededor de 10,000 ante Cristo habían humanos en todos los continentes menos la Antártida. La desaparición de animales grandes para cazar los obligó a buscar otros alimentos como frutas, raíces, nueces, gusanos, orugas y pequeños animales. Por la migración a zonas climáticas más frías se desarrolló un color de piel menos pigmentado, un esqueleto menos fuerte y pelo más liso. La piel más clara los protegió más de heladuras y aceleró la transformación de vitamina D en las zonas de un reducido número de horas con luz.

EL TIPO A – EL AGRARIO

El grupo sanguíneo A se formó por mutación genética en alguna parte de Asia o del Medio Oriente entre 25,000 y 15,000 ante Cristo. Las características de este tipo protegió a sus portadores contra las condiciones ambientales. En aquella época y en esta zona mundial los humanos vivían de la agricultura y la ganadería. Se formaron sociedades estables. Los cambios fundamentales en la forma de vida provocó también un cambio en el tracto gastrointestinal y en el Sistema Inmunológico, mejorando la digestión y absorción de cereales y otros productos agrícolas. El hombre ya no se proveía individualmente de los alimentos como sucedía en la caza, sino necesitaba de una planificación en grupo para aprovechar y procesar los alimentos, el molinero de cereales por ejemplo necesitaba que los agricultores lo proveyeran con los granos.

En el aspecto psicológico, se reflejan estos requerimientos en una disposición de los portadores del tipo A a trabajar en equipo. Los portadores de este grupo sanguíneo se mostraron más resistentes contra infecciones, lo que les favoreció vivir en zonas de mayor densidad poblacional, como son las sociedades urbanas.

Con la migración hacia Europa se distribuyó este grupo sanguíneo a occidente; hasta ahora se encuentra la mayor concentración de portadores del tipo A en los europeos occidentales, sobre todo en la región mediterránea; además se observa un alto porcentaje entre los Japoneses.

Con el tiempo se disminuyó la capacidad de su tracto digestivo de procesar la carne.

EL TIPO B – EL TIPO BALANCEADO


El grupo sanguíneo B se desarrolló entre 15,000 y 10,000 ante Cristo en la región del Himalaya. Los seres humanos que habían migrado hacia esta zona, se enfrentaron con un ambiente frío y árido. Los portadores del nuevo tipo estaban más resistentes al cambio climático. Ellos migraron hacia la India y a Eurasia. Se distribuyeron más al norte y se dedicaban a la domesticación y el cuido de animales. Esto se refleja en la alimentación de los nómadas rica en carnes y productos lácticos. Hasta hoy se observa un mayor porcentaje de portadores del grupo B en la parte oriental de Europa occidental, sobre todo en los Alemanes y Austríacos, así como en los habitantes de la India, la región del norte de China y Korea. Es interesante mencionar que también en los judíos – independientemente de su nacionalidad y raza – presentan una tendencia significativa de ser portadores del tipo B.

Los portadores del tipo B se caracterizan por su adaptabilidad y una relación balanceada entre la mente y los requerimientos del Sistema Inmunológico.

EL TIPO AB – EL MODERNO

El grupo sanguíneo AB es el más escaso, se encuentra en menos del 5% de la población mundial. Se formó a raíz de la mezcla de la población európida y mongólica y no tiene más de 1000 ó 1200 años de existir. Debido a que los portadores de este tipo heredan una afinidad con la sangre del tipo A y B, su Sistema Inmunológico presenta una mayor capacidad de producir anticuerpos específicos contra infecciones microbianas. También presentan una menor predisposición para determinadas alergias y enfermedades autoinmunológicas como artritis y lupus. Sin embargo, existe menor resistencia contra ciertas enfermedades cancerosas, ya que el Sistema Inmunológico no reacciona contra todo lo que se parece a los antígenos del tipo A y B, y por tanto no produce anticuerpos.

El grupo AB es el primer grupo en que se fusionan las características de dos tipos diferentes; en algunos aspectos se ve fortalecido, mientras en otros las diferentes características se encuentran en conflicto. Los portadores del grupo AB son el reflejo de la vida moderna: compleja e inestable.

Inicio
Nuestra Empresa
Información Médica
 Boletines Plantago 
 Contáctenos 
 

DROGUERIA WEGERICH. Avenida Antiguo Cuscatlán No. 9, Col. La Sultana, Antiguo Cuscatlán.         El Salvador, Centroamérica.                                                                                             Teléfono: (503)-2243-2950, Correo electrónico: info@wegerichnat.com, wegerich@amnetsal.com




Diseño y Programación gPremper S.A. de C.V.
El Salvador - Honduras - Guatemala


Global Tracking Experts