¿QUÉ ES EL COLESTEROL? INFORMACIÓN PARA PACIENTES TODO SOBRE EL COLESTEROL Y SU CONTROL



COLESTEROL.jpg


Los más escépticos desconfían de él, no se había descrito hasta hace unos años y de repente se convierte en un factor de riesgo para la salud: el colesterol. De personalidad múltiple, el colesterol puede ser bueno o transformarse en un villano. Controlar el colesterol es una de las claves para conservar un buen estado de salud y para frenar el riesgo de padecer otras patologías asociadas a los niveles altos del colesterol "malo".

En todo momento hay aproximadamente una cucharada de colesterol circulando por la sangre de un hombre o una mujer sanos. El colesterol en sí es un material de aspecto céreo que el organismo necesita para reconstruir las células y que es transportado por el torrente sanguíneo allí donde se necesita. El organismo fabrica casi todo su propio colesterol, sólo ingerimos una pequeña cantidad procedente de los alimentos. La yema de huevo y el hígado contienen grandes cantidades, pero muchos alimentos, como la fruta, las verduras y el pescado, tienen muy poco colesterol.

El colesterol interviene en muchos procesos del organismo:

  • A partir del colesterol se sintetizan o fabrican algunas hormonas como las sexuales o las esteroideas.

  • El colesterol es necesario para la digestión de las grasas e interviene en la formación de ácidos biliares (bilis).

  • En la piel y por acción de los rayos solares, el colesterol se transforma en vitamina D.

  • Forma parte de todas las membranas celulares del organismo


El colesterol procede de dos vías distintas, una la que se sintetiza en el hígado y otra la que se obtiene directamente a través de los alimentos. Para ser transportado por la sangre necesita unas partículas especiales llamadas lipoproteínas.

Al igual que con las cifras de tensión arterial con las de colesterol, no existe un límite inferior a partir del cual desaparezca de forma absoluta el riesgo coronario. Generalmente, se consideran como cifras deseables:

  • Colesterol total menos de 200 mg/dl

  • Triglicéridos menos de 200 mg/dl

  • Colesterol-LDL menos de 150 mg/dl

  • Colesterol-HDL más de 35 mg/dl

Recomendaciones generales para el hipertenso con el colesterol alto

Si usted es hipertenso:

Independientemente de los niveles de tensión arterial que tenga y de si está tomando tratamiento para bajar sus cifras de presión o no, debe seguir las siguientes medidas higiénico-dietéticas:

  • Controlar su peso en caso de obesidad o sobrepeso

  • Practicar regularmente ejercicio físico.

  • Moderar el consumo de alcohol.

  • Restringir moderadamente su ingesta de sal (5 gramos al día).

  • Suprimir el tabaco (por su importante papel como factor de riesgo cardiovascular).

  • Además de otras medidas: favorecer el consumo de alimentos ricos en calcio, potasio y fibra.

  • Practicar técnicas de relajación.


                                          Y si además tiene el colesterol alto:


COLESTROL_ALTO.jpg


Todas estas medidas, con excepción de la restricción salina, coinciden con las recomendaciones generales que debe usted seguir por tener unos niveles de colesterol por encima de los considerados como normales.

  • Hay que recordar que si usted es hipertenso y obeso, pequeñas disminuciones de peso (2-4 Kg) repercuten muy beneficiosamente en el control de la tensión arterial. Entre otros motivos, porque la obesidad es una causa de resistencia relativa a la medicación antihipertensiva.

  • Y si además, tiene el colesterol alto se ha comprobado que:

  • El exceso de peso se asocia a la elevación de colesterol total, colesterol-LDL "malo" y triglicéridos y con la disminución del colesterol-HDL "bueno".

  • La distribución de la grasa corporal influye en el riesgo de infarto, así, un aumento de la grasa en el tronco y en la mitad superior del cuerpo se asocia a mayor riesgo que si el cúmulo de grasa estuviera en los miembros inferiores.


Efecto del ejercicio físico sobre las cifras del colesterol

La realización de ejercicio  tiene un efecto muy beneficioso sobre los niveles de colesterol..

  • Facilita el control del peso.

  • Reduce la presión arterial.

  • Mejora los lípidos de la sangre, disminuye los triglicéridos y aumenta el colesterol-HDL ("bueno").

Hay que recordar, que el ejercicio debe ser de tipo aeróbico, de acuerdo con el estado físico de cada persona y siempre bajo vigilancia de su médico.