REFLUJO, ACIDEZ, GASTRITIS, ULCERA


Estos problemas del tracto gastrointestinal superior son muy frecuentes en la población y están relacionados entre sí.
Si bien pueden tener otras causas, el estado del sistema nervioso (estrés, ansiedad, tristeza, etc.) y la forma de alimentarse (tipo y cantidad de alimentos, tiempo de comer – hora, velocidad y ambiente) están íntimamente relacionados con cada uno de estos padecimientos. Mejorando los hábitos de comer y controlando el estado nervioso se puede contribuir mucho para prevenirlos o disminuir los síntomas.

REFLUJO Es una afección en que los contenidos estomacales (alimento o líquido) se devuelven desde el estómago hacia el esófago, el conducto que va desde la boca hacia el estómago. Esta acción puede irritar el esófago, causando acidez y otros síntomas.    

Causas:
Cuando usted come, el alimento pasa desde la garganta hasta el estómago a través del esófago (también llamado el conducto del alimento o el tubo de deglución). Una vez que el alimento está en el estómago, un anillo de fibras musculares impide que el alimento se devuelva hacia el esófago. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior.
Si este músculo del esfínter no cierra bien, el alimento, el líquido y el ácido gástrico pueden devolverse hacia el esófago, lo cual se denomina reflujo o reflujo gastroesofágico. El reflujo puede causar síntomas o incluso dañar el esófago.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo del reflujo están:

  • Alcohol
  • Hernia de hiato (una afección en la cual parte del estómago pasa por encima del diafragma, el músculo que separa el tórax de la cavidad abdominal)
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Esclerodermia (una enfermedad autoinmune que afecta tanto a la piel, los músculos y los vasos sanguíneos, como a los órganos internos)
  • Tabaquismo


La acidez gástrica y el reflujo gastroesofágico se pueden producir o empeorar por el embarazo y por muchos diversos medicamentos. Tales fármacos abarcan:

  • Anticolinérgicos (por ejemplo, para el mareo)
  • Betabloqueadores para la hipertensión arterial o la cardiopatía
  • Broncodilatadores para el asma
  • Bloqueadores de los canales del calcio para la hipertensión arterial
  • Fármacos dopaminérgicos para el mal de Parkinson
  • Progestágeno (hormonas) para el sangrado menstrual anormal o el control natal
  • Sedantes para el insomnio o la ansiedad
  • Antidepresivos tricíclicos


Los síntomas más comunes son:

  • Sentir que el alimento se atora por detrás del esternón (hueso en la parte frontal del pecho, que une las costillas y protege a los pulmones y el corazón).
  • Acidez gástrica o dolor en el pecho (bajo el esternón) que, aumenta al agacharse, inclinar el cuerpo, acostarse o comer, es más probable o peor en la noche, se alivia con antiácidos.
  • Náuseas después de comer.


Los síntomas menos comunes son:

  • Devolver el alimento (regurgitación)
  • Tos o sibilancias (sonido chillante durante la respiración)
  • Dificultad para deglutir
  • Hipo
  • Ronquera o cambios de voz
  • Dolor de garganta